El acné introducción

El Acné

El acné es una enfermedad del folículo pilosebáceo con una prevalencia de más del 75% entre los 11 y los 18 años; en consecuencia, es una patología que afecta preferentemente a adolescentes jóvenes, aunque también puede acontecer en edades más avanzadas. Te recomendamos que si tienes este tipo de problemas, independientemente de que lo conozcas, consultes con un dermatólogo, o consultes en alguna farmacia que tenga especialistas en dermatología.

el acné iro.es

Fisiopatología del Acné

Desde el punto de vista fisiopatológico, se debe a una alteración de las glándulas sebáceas y del epitelio infrainfundibular en personas genéticamente predispuestas donde, además, se asocia la acción de la bacteria Propionibacterium acnes.

Glándula sebácea y composición del sebo

En estos pacientes, la producción excesiva de sebo es una constante, siendo significativamente más alta que en las personas sin acné y correlacionándose con la intensidad y gravedad del acné.

La secreción de sebo, controlada por los andrógenos, está aumentada en estos pacientes como consecuencia de un incremento en la actividad de las enzimas de la glándula sebácea que metabolizan la testosterona, en el número de receptores de la dihidrotestosterona y en la sensibilidad a esta última.

La composición del sebo es una mezcla de escualenos, triglicéridos y ceras que, por la acción de las enzimas producidas por la bacteria Propionibacterium acnes, se transforman en ácidos grasos libres que tienen una actividad proinflamatoria.

Al mismo tiempo, en el sebo de los pacientes con acné, existe una mayor concentración de escualenos y de ceras que tienen propiedades irritantes y comedogénicas. Los factores citados generan una excesiva proliferación de los queratinocitos del epitelio infrainfundibular así como un aumento de la cohesión entre los mismos que determinan la formación de la lesión inicial del acné, el microcomedón y la obstrucción del canal infundibular. Acuérdate que tu farmacéutico puede ayudarte con éste problema, consulta también en tu Farmacia Online

Flora microbiana

La bacteria anaerobia Propionibacterium acnes está en el fondo del folículo pilosebáceo y los triglicéridos del sebo son su sustrato fundamental. Sin ser específica de las lesiones de acné, está bastante elevada en los folículos de
los pacientes acnéicos. Su participación es primordial en la formación de las lesiones inflamatorias del acné de dos formas:

                  1) la formación de ácidos grasos libres a partir de los triglicéridos del sebo

                  2) la quimiotaxis de leucocitos polimorfonucleares y producción de anticuerpos contra sustancias liberadas por la bacteria.

Clínica del acné

Es una patología donde pueden verse múltiples lesiones elementales, lo que configura un cuadro polimorfo susceptible de ser clasificado de diversas formas: inflamatorio y no inflamatorio, por grados según el tipo de lesiones que predominan en el cuadro clínico o según la intensidad de las lesiones. Cada caso necesita un estudio personal, para ver qué tipo tratamiento necesitaría, te recordamos que si compras en alguna farmacia online, tengas en cuenta que exista una farmacia física detrás para la correcta manipulación de los productos.

El acné no inflamatorio o comedoniano

Está compuesto por comedones. El comedón, lesión elemental del acné, es una acumulación de sebo y queratina que obstruye el orificio infundibular y que se observa como una pequeña pápula de 1 a 3 mm de tamaño. Puede ser de 2 tipos: abierto o cerrado. En el comedón cerrado, la pápula es blanquecina porque el infundíbulo folicular permanece cerrado al exterior, mientras que en el abierto o punto negro el aspecto es oscuro por estar el orificio folicular abierto al exterior.

Este último no suele causar inflamación, mientras que los comedones cerrados, en su evolución, pueden abrirse al exterior o romperse hacia la dermis causando lesiones inflamatorias.

El acné inflamatorio

Puede tener diferentes lesiones inflamatorias que pueden ser pápulas (pequeñas elevaciones eritematosas), pústulas (pápulas con pus) y nódulos (lesiones inflamatorias más profundas) que pueden evolucionar a quistes o pequeñas fístulas.

Por último, se pueden ver lesiones cicatriciales una vez resuelto el acné o como lesiones residuales en los diferentes brotes que se van produciendo. Afecta principalmente a las zonas de la piel con mayor densidad de glándulas sebáceas: la cara (sobre todo frente y mejillas), el tórax y la espalda

Para controlar este proceso te recomendamos los tratamiento de Lullage, unos productos oil free y no comidogénicos especialmente formulados para este tipo de pieles.